INICIO : LIBROS : AUTORES : RECIEN LLEGADOS : PRIMERAS EDICIONES : :
 




Descargar catálogo PDF
 
 

Arquitectura
Arte
Biografías
Biología
Buenos Aires
Ciencia
Ciencia Ficción
Cine
Cocina, comida y vino
Cuentos
Diarios y Memorias
Economía
Ensayo
Filosofía
Geografía
Historia
Historia Argentina
Ingeniería
Islas Malvinas
Literatura
Medicina
Militar
Música
Novelas
Patagonia
Peronismo
Poesía
Política
Psicología
Religión
Sociología
Tango
Teatro
Tecnología
Urbanismo
Viajes y Turismo

 
     
   REDES SOCIALES  
 
     
  Puertolibros en Facebook Puertolibros en Twitter   
INSHALLAH
por Fallaci, Oriana
 

Editorial: Emec Editores, Buenos Aires
Año de publicación: 1992
Encuadernación: Rstica con solapas
Estado de conservación: Muy Buen Estado. Very Good.
ISBN: 9500410524
N° Inventario: 506564

Precio:  US$ 30 |  AR$ 525 |  MX$ 539 |  26 
 
Sobre el libro: 700pp. Ttulo del original en italiano: Insciallah. Traduccin de Francisco Vila. De una carta del Profesor: "La he comenzado, querida, estoy trabajando en ella! Todas las noches me encierro en mi despacho y trabajo, trabajo y trabajo: navego por las difciles aguas de la novela anhelada. No s a qu puerto me conducir. Una novela no confiesa al instante sus muchos secretos, no revela enseguida su autntica identidad ni siquiera a quien la escribe. Como un feto carente de facciones precisas, al comienzo encierra dentro de s una mina de hiptesis: tiene en reserva una mirada de sorpresas buenas o malas. Y todo es posible. Incluso lo peor. Pero el cuerpo ya est delineado, el corazn late, los pulmones respiran, las uas y los cabellos crecen, en el rostro incierto se distinguen con claridad los ojos, la nariz y la boca: puedo presentrtela. Puedo incluso adelantarte que la historia se desarrolla en el lapso de tres meses, noventa das que van de un domingo de finales de octubre a un domingo de finales de enero, comienza con los perros de Beirut, alegora rayana en la crnica, parte de la doble matanza, sigue el hilo conductor de una ecuacin matemtica, es decir, del S = K In W de Boltzmann, y para desarrollar su trama utilizo al hamletiano escudero de Ulises. El que busca la frmula de la Vida. (Lo he bautizado Angelo, eleccin que me ha parecido conforme a su asptica inteligencia y, por lo dems, a ninguno he impuesto los nombres del divino poema. Con la esperanza de evitar que el habitual imbcil al acecho me achaque presuncin y se burle de mi esfuerzo, a los jefes aqueos les he impuesto nombres arbitrarios de aves guerreras o apodos caricaturescos. A los dems, el que se presentaba o me pareca idneo para el personaje.) Los personajes son imaginarios. Lo son incluso en los casos en que se inspiran en supuestos modelos. En efecto, con frecuencia escapo al exilio del papeleo e inobservado observo. Escucho, espo, robo a la realidad. Despus la corrijo, la realidad, la reinvento, la recreo y, junto con el hamletiano escudero (reinventado hasta tal punto que muchas veces ya no recuerdo quin era el original), ah est el desptico general que cree que puede vencer a la Muerte, ah est su desencantado y caprichoso consejero, ah est su erudito y extravagante jefe de Estado Mayor? ah estn sus oficiales ora belicosos ora pacficos, ah est la variopinta multitud de su tropa. Los soldados a los que me refera en la carta anterior, los muchachos a los que en toda civilizacin o incivilizacn Agamenn, Menelao, Ulises, Aquiles, Nstor y Ayax llevan a sufrir y morir bajo los muros de Troya. Los he incluido, s, los arquetipos que te enumer. Y representan apenas un segmento del muestrario humano que el libro ofrecer: el calabrs pobre y feo, el sardo taciturno y orgulloso, el siciliano entremetido y vivaracho, el veneciano rico y desengaado, el toscano zafio y astuto, el romanlo ingenuo y atemorizado, el mrins educado y optimista... He incluido tambin a la esplndida y misteriosa libanesa a la que llamo Ninette e incluso le he atribuido un papel decisivo, y los smbolos de la triste ciudad: el eterno paria al que el Padre Eterno engaa con medio libro encontrado en la basura, el eterno seor al que el Padre Eterno inviste con poderes celestiales, el eterno instrumento del Mal que con su omnipotencia puede adoptar las connotaciones de un joven de catorce aos prfido y obtuso. He incluido a los nios a los que la guerra mata, a los rufianes a los que la guerra favorece, a los bandidos a los que la guerra protege, a muchas mujeres entre las cuales un sucedneo de mujer llamado Lady Godiva, as como a cinco monjas que me seducen y a las que tengo intencin de implicar en la tragedia. Entre protagonistas y comparsas, unos sesenta personajes. Pero da tras da el cast se enriquece, el escenario se llena y pronto llegarn otros nuevos. Que Dios me ayude..."

Condiciones de venta
   
   
   

Click para ampliar

Clic en la foto para ampliarla
 
La foto corresponde al ejemplar en venta
 
 
¿Está interesado en este libro?¿Desea conocer los medios de pago y los costos y opciones de envío disponibles para su ciudad?
Envíe un mensaje a la librería completando el siguiente formulario de consulta.


: (Correo electrónico)
Código de verificación:
Copie los caracteres que se ven en la siguiente imagen:
 
© 2002–2017 Puertolibros.com